Raúl Villalba: “Los medios deben tener una responsabilidad y decir que no todo vale”

Raúl Villalba Rey, joven onubense licenciado en periodismo en la Universidad Complutense de Madrid,  con sólo 25 años, ya ha pasado por varios medios gracias a los cuales ha tomado la experiencia que necesitaba para llegar a ser el periodista especializado en deportes que ahora es.  De hecho, mientras cursaba sus estudios ya hizo prácticas en medios como Huelva Información, Cuatro, Canal Plus o Punto Radio. Y, tras acabar la carrera, ha trabajado en esRadio Huelva y en la Cadena SER, tanto en informativos como en deportes. Así mismo, hizo un máster de Dirección de Comunicación Empresarial e Institucional en la Universidad de Sevilla y ahora está, también  allí,  estudiando Publicidad y Relaciones Públicas, compaginando estudios con su trabajo en Cadena SER Huelva. Joven periodista con el que he tenido la suerte de compartir tiempo de trabajo en mi periodo de prácticas, lo que me permitió conocer de primera mano la entrega que manifiesta por hacer bien su trabajo.

Hablar de periodismo deportivo me lleva inevitablemente a acordarme de él y de su entregada forma de ejercer su profesión. Le he visto trabajar a contrarreloj, he podido aprender de su excelente modo de comunicar y conectar con quiénes le oyen. Así como he sido testigo directo de su paciencia y su disposición para ayudar a aquellos inexpertos que, como él hace unos años, llegamos a intentar pelear por hacer lo que nos gusta, hacerlo bien.

Le comenté que me gustaría que me concediera una entrevista para conocer su opinión acerca de la figura de la mujer como periodista deportiva y, con la sencillez que le caracteriza, se manifestó dispuesto a colaborar. Más que una entrevista, como él mismo me dijo, se trató de un rato juntos para charlar mientras tomábamos un café en la capital onubense.  Y, mientras esperábamos a que nos sirvieran,  comenzaron las interesantes reflexiones de Raúl Villalba Rey. 

¿Cómo ves la situación de la mujer en el mundo deportivo?

La presencia de la mujer en el mundo deportivo va a más. Sí que es cierto que históricamente ha tenido un papel muy secundario y, aunque lo sigue teniendo, se ha avanzado. Quizás hoy está como complemento de…[piensa un poco] o de reemplazo. Al menos en lo que es radio y prensa, televisión es otro mundo.

Tu valoración personal acerca de la figura de la mujer como periodista deportiva.

Yo creo que no se puede decir con rotundidad  que una mujer es buena  o mala periodista  deportiva. Habría que estudiar cada caso y, al fin y al cabo, el deporte es una temática dentro del periodismo que requiere una especialización y unos conocimientos. Si tú tienes ambas cosas, si cumples los dos requisitos, puedes valer perfectamente, seas un hombre o una mujer. Yo creo que no existe nada que impida a una mujer dedicarse al periodismo deportivo, siempre que cumpla los requisitos, insisto, especialización y conocimientos. 

Y en concreto ciertas periodistas de este sector como Sara Carbonero, ¿qué opinión te merecen?

Yo creo que a Sara Carbonero se le ha criticado mucho por dos cosas. Y en ambas puedo estar más o menos de acuerdo. Una es por ser novia de un personaje público, protagonista normalmente de la información deportiva, como es Iker Casillas. Yo no sé hasta qué punto a ella eso le ha condicionado su labor para bien o para mal. Pero bueno, este caso se asemeja a otro en el que un periodista sea hijo de un deportista, padre de un deportista o marido de una deportista. En definitiva, que tenga alguna vinculación. Entonces, yo creo que por ahí, si ella es buena periodista, no tiene por qué afectarle ser novia de.  El otro motivo de crítica hacia Sara Carbonero, y con el que yo creo que estoy más de acuerdo, reside en el hecho de la proliferación en televisión de ese tipo de periodistas, que solamente son caras bonitas. Y, por supuesto, no estoy de acuerdo con que eso sea así. Cierto es que en televisión prima también la presencia, pero no por ello hay que dárselo todo a “unas modelos” [apostilla Raúl].

En definitiva, Sara Carbonero desempeña una labor periodística, pero yo creo que tiene carencias como periodista deportiva. En ese sentido, me molesta que haya hombres y mujeres periodistas deportivos que no tengan trabajo en favor de una mujer que, yo creo, y según demuestra en antena, no tiene suficientes conocimientos [enfatiza].    

Y, debido a la labor de personas como ella, se llega a estigmatizar la de ciertas mujeres por ser guapas. Habrá mujeres guapas que hagan bien su labor y, sin embargo, se les exige mucho más que a sus colegas de profesión hombres. Se presupone que el hombre vale y la mujer lo tiene que demostrar…

Raúl Villalba durante la entrevista

Pues sí, sobre todo en el caso concreto de la  televisión, que creo que es el medio que verdaderamente se encuentra ese problema. Se da esa situación en la que la mujer tiene que remar contra corriente para demostrar que no sólo es una cara bonita ¿Parte en desventaja? No porque al fin y al cabo está ahí. Es decir, si verdaderamente es buena periodista, eso se demuestra. Lo debe demostrar cualquier  periodista, hombre o mujer, da igual, es que no me gusta diferenciar por eso mismo. Esté por el motivo que esté, ya sea porque esté muy buena o porque sea la hija del director de la cadena, a mí me da igual por lo que esté ahí. Yo lo que quiero es que cuando esté, demuestre que vale. No estoy defendiendo que se juzgue y se contrate por ese tipo de méritos, que no son tales, pero sí que luego, cuando se tiene la responsabilidad, pues se esté a la altura de las circunstancias.

¿Tú ves entonces  que se le exija más  a una mujer que a un hombre normalmente?

Bueno, ¿diferencia entre hombres y mujeres? Yo creo que sí que se da eso hoy en día. No es que yo esté de acuerdo, pero se da esa situación por la moda que ha habido de contratar mujeres para todo.En toda redacción de deportes, sobre todo de televisión, hay una mujer hoy en día. Claro, ha sido tan de repente, y dada la circunstancia de que todas quedan tan bien en cámara que te hace preguntarte, oye ¿están ahí porque valen o porque son tan guapas? 

Entonces, se trata de una situación  que han creado los propios medios y, en cierto modo, algunas mujeres deben sentirse responsables, sobre todo por no haber dicho claramente que a ellas no les gusta eso. En el caso de Sara Carbonero, Olga Viza, por ejemplo, declaró que no le gusta esta reportera [y periodistas como Àngels Barceló también la han criticado].

Y  es una mujer. Si lo digo yo, a lo mejor me pueden acusar de machista, pero quizás una mujer es una opinión más justificada en este caso. En realidad creo que vale lo mismo. A las propias mujeres les está molestando. Y yo creo que debería haber más mujeres periodistas que digan, oye no queremos más bustos parlantes en televisión ni en el periodismo deportivo, sino que verdaderamente queremos periodistas que valgan. Y que existan esas voces dentro del sector femenino de la profesión.   

Claro que, si hay mujeres como Sara Carbonero contratadas en medios de comunicación y cubriendo importantes eventos es porque vende, ¿no?

Raúl Villalba realizando una entrevista

Que vende está clarísimo [ríe] porque han generado una imagen en torno a ellas que va mucho más allá del periodismo deportivo. Quiero decir, en el caso concreto de Sara Carbonero, aparte de su labor en Tele Cinco, a veces Cuatro también, colabora con un canal de Sudamérica [de la cadena mexicana televisa] y es modelo de publicidad. Yo no he visto a ningún periodista deportivo ser modelo de publicidad, sí que a lo mejor haya colaborado alguno para la publicidad, pero no precisamente “por su cara bonita” [es el caso del periodista Manu Carreño, que ha protagonizado un anuncio de Gillette].

Entonces claro, vende, por supuesto. Imagina por cuánto se vendería un desnudo de Sara Carbonero  en Iterviú [ríe] ¡Sería bestial! Pero claro, los medios deben tener una responsabilidad y decir que no todo vale. Y este es un ejemplo de ello. Y a la larga creo que puede ser perjudicial porque la gente se acaba cansando, y la primera perjudicada, en el caso de Sara Carbonero, va a ser ella. La gente se va a acabar cansando [reitera el joven onubense], por eso puede que algún día se prescinda de ella porque, justamente, tiene un sueldo que no es el de una redactora base.

Entonces, ¿vende? Por supuesto, pues es cierto que ha generado todo un mundo a su alrededor que no corresponde al de  un periodista deportivo normal y corriente, como lo es. Pero a la larga creo que puede ser perjudicial para ella.

Está claro, aunque sea triste, que la mayor parte de la audiencia en el mundo del deporte es mayoritariamente masculina y hay que vender, y como muchos dicen, vende la belleza femenina en este sector, pero es que de paso, vende el morbo y el espectáculo (aunque eso no sólo en el deporte). Pero, ¿no hay maneras de llegar a los mismos beneficios sin llegar a denigrar a las personas? 

Raúl Villalba durante la entrevista

Bueno tanto como denigrar… Ya entra en juego la rentabilidad y la calidad. Si ves los medios como puramente informativos, pues lógicamente debe primar la calidad y, verdaderamente, sobra gente como Sara Carbonero, que en un directo no aporta nada. Ahora bien, el problema se da  cuando lo que buscas únicamente es rentabilidad económica, que es hoy el problema de la mayoría de los medios, sobre todo de los privados, que lógicamente se fundamentan en ello porque son empresas. 

Los límites están donde tú quieras ponerlos, esa barrera entre calidad y rentabilidad, que no son  contrapuestas. No es o calidad o rentabilidad, pero, en la sociedad en la que vivimos en el momento y en el que estamos, parece que muchas veces la rentabilidad no se corresponde con la calidad.

Información supeditada a belleza entonces…

 Sí. Es lo que se montó con todo el fenómeno de “Gracias Sara”, por ejemplo. No aporta nada, pero depende de cada uno. De cada periodista que no alce la voz para cuestionar ¿por qué está Sara Carbonero y no yo que puedo aportar? A lo mejor todos sus compañeros son peores que ella. Eso es lo que no sabemos. Quizás estamos aquí hablando demás [ríe]. Entonces yo me callo. Si no hay ningún periodista mejor que ella en la redacción, pues nada [comenta irónicamente entre risas]. Lo dudo, pero todo puede suceder, yo no me conozco las redacciones de todo el país.

El límite está donde las empresas, los directivos, los jefes de sección… lo quieran poner y  en el punto al que los periodistas estén dispuestos a llegar. Bueno estemos [puntualiza el joven periodista sonriendo].

Así de contundente fue el broche que Raúl Villalba puso a  la media hora de conversación que tuvimos. Él debía marcharse. Ir de aquí para allá todo el tiempo, una constante en la vida de todo periodista. Entramos a pagar el café, algo  que yo no pude hacer porque se me adelantó. La situación me recordó a ese primer día de prácticas en el que, con los nervios propios de la inexperiencia, a la salida de una rueda de prensa (mi primera rueda de prensa), tras tomar un desayuno rápido, me percaté de que había olvidado mi cartera en la redacción. Una vergüenza. Pero allí estaba Raúl. Él sabe que le debo un café… o dos. 

Fuentes:

Textos propios, usando los siguientes documentos online:

Dos fotos propias y otras dos cedidas por Raúl Villalba Rey (periodista de Cadena SER Huelva), subidas todas a mi cuenta de flickr:

Vídeos propios subidos a mi cuenta de You Tube:

Usuario: María Vélez Romero

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s